De Dentro hacia Fuera


El Oráculo necesitó abrirse primero a las respuestas que habitaban su interior

para distinguir las voces de la Sabiduría.

El Clarividente aceptó ver con valentía lo que su propio futuro traía

para no bloquear su don.