LOS REGALOS SAGRADOS…


–¿Cuánto cuesta este incienso? –preguntó ajetreada la Mujer, buscando sus regalos de Navidad en aquella hermosa tienda.

–Cuesta muchos años de crecimiento de los árboles que lo producen –sonrió amablemente la Dependienta–,

y que, dada la enorme demanda, se les esté estresando terriblemente al hacerles cortes

en sus troncos varias veces al año para que salga su sangre-savia. Ese cristal de cuarzo,

por ejemplo –prosiguió señalando la piedra grande que había tomado la Mujer en las manos–,

cuesta un arduo y peligroso trabajo por parte de la gente de países menos desarrollados.

Los chales que ves allí tienen un precio de meses de dedicación plena de las hilanderas y

los gusanos de seda. Y por esos adornos hay que pagar toda la contaminación de su fabricación

y del transporte de su importación.

La Mujer escuchó atentamente, asintiendo, comprendiendo. Aquellas palabras calaron su corazón.

Supo que el valor real de aquellos objetos era inmenso, inmenso… y como tal debía honrarlos,

y elegir con consciencia.

El estrés la abandonó y decidió disfrutar de aquel momento observando todo aquello con profunda gratitud, escogiendo solo algunos de ellos, con respeto.

Al comprender lo preciados que eran, les devolvió su valía. Dejó de sentir que debía comprar más para demostrar su amor a otros,

o para compensar el intercambio de lo que otros le entregaban a ella. Al mirarlos con apreciación, se colmó interiormente.

La Mujer salió de la tienda en dulce calma. Este año les contaría a sus padres, hermanas, hijos… el valor real de un regalo.

Que cuando nos hacemos conscientes de ello, hacemos que sea Sagrado.

Myriam Aram

Con Consciencia, despertamos a la gratitud. Este año, si regalamos algo a alguien, que sea valioso, que sea Sagrado.

© Myriam Aram

¡Comparte este post!
POSTS RECIENTES:
BÚSQUEDA POR TAGS:
ARCHIVO
  • b-facebook
  • Twitter Round
  • Pinterest - Black Circle
  • White Instagram Icon
  • Facebook - White Circle
  • YouTube - círculo blanco

© 2020 Myriam Aram