Perlas

La Ostra quiso abrirse al mundo y al hacerlo, pronto notó un dolor punzante: un molesto grano de arena había entrado en ella.

La Ostra no podía deshacerse del grano de arena

así que, día tras día, aprendió a trasformar el motivo de su dolor

en una preciosa esfera nacarada de valor inmenso: la PERLA.

Los Seres Humanos también tenemos esa capacidad.

Podemos transformar esas “piedras molestas y dolorosas” de nuestra vida

en las más valiosas Perlas de Consciencia y Sabiduría.

.

Myriam Aram

.

A por esas perlas, amigos ;)

¡Comparte este post!
POSTS RECIENTES:
BÚSQUEDA POR TAGS: