Nunca es tarde

Nunca es tarde, querida niña. Pronto verás que las lágrimas de alegría existen, y que son distintas a las de tristeza porque saben a azúcar. Myriam Aram

¡Dulce comienzo de semana, amigos!

¡Comparte este post!
POSTS RECIENTES: