Cuento de los Abrazos

18 May 2016

 

 

Alma miraba a todos en el velatorio como un cachorro abandonado en la cuneta. 

La enfermedad de su padre había sido larga y devastadora. Amaba profundamente a ese hombre que le había enseñado a leer, que tantas veces la había acompañado… y ahora sentía el dolor de su ausencia como un hueco con su nombre que no dejaba de sangrar en su pecho.

Alma era montaña que se desmoronaba en un alud interno y silencioso.

 

 De cuando en cuando, alguien se acercaba para darle el pésame.

 Desgarrada, creyó que encontraría consuelo en los abrazos de los familiares y amigos que venían a ella. Pero descubrió que existían los Abrazos con Barreras de Alto el Paso, o los Abrazos de Aire de Pensamiento En Otro Lado. Conoció los Abrazos Rígidos y los de Muñeco de Trapo. Los de Corazón Cerrado a Cal y Canto con antiguo letrero de «miedo a que me hagan daño». Abrazos estériles, sin vida. Sopas de piedra y puertas que llevaban a habitaciones vacías.

 

  Alma abría sus brazos, boqueando interiormente como un pez sacado del agua, pero no recibía nada. 

 Entonces el Amor se abrió paso entre la gente. Llegó en el cuerpo de una antigua amiga de su padre que hacía años que no veía. 

 

  La mujer extendió sus brazos hacia ella como los rayos del sol se extienden en el cielo, y todo su ser se abrió para acogerla, para sostenerla. Para darse a ella por completo con un solo pensamiento, con un solo propósito: «estoy aquí para ti».

 Alma respiró aquel Abrazo de Hogaza, de Manta de Lana, de Cuna de Luna y de Nana

 

 El Amor entró en ella haciendo brotar flores donde se había abierto el doloroso hueco. Fue bálsamo en la herida, agua de manantial de la que beber, bastón en el que apoyarse. 

Y en el silencio de aquel abrazo, llegó la promesa de que todo iría bien. 

 

 Alma miró a los ojos de la mujer, profundamente agradecida. 

Había experimentado la medicina del Abrazo del Amor

 

 

 

 

_____________________

 

 

 Todos podemos hacer que nazcan flores donde hay dolor. 

 Está al alcance de nuestros brazos ;) 

 

 

 Con mucho amor, 

 

 Myriam Aram 

 

 

©2016 Copyright del Cuento: Myriam Aram

 

Ilustración: Claudia Tremblay - claudiatremblay.blogspot.com.es

 

 

 

¿Quieres recibir este y otros cuentos, textos y extras? Apúntate a mi lista de mailing en el blog  ;) 

 

 

 

 Si quieres leer otros cuentos que abren el Corazón:

 

 El Chamán del Agua 

 

 El Enano y el Gigante 

 

 La Niña, el Fantasma y el Miedo

 

 

 

 

 

 

TAGS:

Please reload

¡Comparte este post!
POSTS RECIENTES:

April 29, 2020